Blog

IVA

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Cuando hacemos cualquier tipo de compra, por lo general nos entregan un ticket donde siempre veremos un concepto que tiene por nombre IVA y que es cobrado al momento de pagar, en realidad es aplicado en diferentes circunstancias y hay una gran variedad de estos, pero realmente ¿Sabe a qué se refiere?; ¿Por qué se cobra o cómo lo calculan?

En este contenido de Despacho Contable le resolveremos todas sus dudas y sabrá por qué es tan importante el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y más si es proveedor de un producto o servicio.

¿Qué es el IVA o Impuesto de valor añadido?

El IVA como su nombre lo dice es un impuesto aplicado al consumo que todos los contribuyentes sean personas morales o físicas en territorio nacional lo pagan, lo que quiere decir es que es un valor agregado a los servicios y productos que compramos por el simple hecho de que pasó por un proceso productivo obteniendo como resultado un producto final y esto es lo que le da un valor agregado.

Es aplicable para bienes y servicios domésticos, desde comprar ropa, comida preparada, ir al cine o a un restaurante, en el momento que se lleva a cabo una transacción es cobrado y este impuesto es el que grava el consumo, que en términos económicos lo que quiere decir es que se establece un tributo o impuesto a un producto o servicio con el fin de obtener ingresos para el financiamiento del gasto público, o sea para el Estado.

Es clasificado como un impuesto indirecto ya que no es aplicado de manera directa a la renta de los diferentes contribuyentes, sino que se paga conforme al consumo de cada persona. El IVA no viene incluido en el costo de los productos, es completamente aparte y que corresponde a una tasa del 16% sobre el costo total consumido.

¿Cuál es la función del IVA?

La principal función del cobro de este impuesto es que el estado obtenga ingresos mediante gravar las actividades de enajenación de bienes, servicios, arrendamiento de bienes, así como también la importación de bienes y servicios.

Esto de manera más sencilla lo que quiere decir es que cuando existe un intercambio de servicios el cual implica dar o recibir dinero en ese momento es aplicado el IVA. Todos en realidad hacemos el pago de este impuesto como consumidores.

El IVA no es pagado directamente al SAT por los consumidores, ese dinero se paga a quien provee el servicio o producto y será el encargado en su declaración anual de hacer el pago del impuesto ante hacienda.

Por eso es importante que sepa cómo funciona si es proveedor de algún servicio y que debe estar inscrito ante el padrón de contribuyentes, para que monitoreen sus actividades económicas, ya que tiene que declarar ante hacienda que está llevando a cabo el cobro del IVA.

¿Cómo surgió el Impuesto de Valor Añadido?

El primer país que adopta el IVA fue Francia en el año de 1954, es creado con el fin de combatir la crisis económica causada por la segunda guerra mundial, y para el año de 1967 ya se había implementado en la economía europea, así como en países latinoamericanos, pero no fue hasta el año de 1968 cuando México lo integra para la sustitución del Impuesto Sobre Ingresos Mercantiles el cual fracasó pues no se estaba preparado para llevar la transición de un impuesto a otro.

No fue hasta el 1ro de enero de 1980 cuando entró en vigor el Impuesto al Valor Agregado, adaptando este nuevo sistema a la economía del país, en ese entonces la tasa del IVA era del 10%, el 0% en todos los alimentos y el 6% para las zonas fronterizas.

Tipos de IVA

Si hablamos de que hay diferentes tipos de IVA de inmediato pensaríamos en el impuesto mexicano que es del 16% y el de frontera norte que es el 8%, así como el IVA trasladado que es el que se recibe después de la operación de venta de un producto una vez que se transfirió al consumidor; luego tenemos el impuesto acreditable que es el transferido al consumidor y que es el precio final de los productos o servicios.

Sin embargo, también se dividen en tres distintos tipos que depende del servicio que se ofrezca y que son los siguientes:

Tipo general

Este tiene una tasa del 16% y es aplicado por defecto a la mayoría de los servicios y productos, como la ropa, hotelería, electrodomésticos por mencionar algunos.

Tipo reducido

Actualmente es del 10% y por lo general se aplica aquellos productos marcados por la ley y que son considerados de primera necesidad, como medicamentos, alimentos, servicios deportivos, el agua, entre otros.

Tipo superreducido

Aquí también entran ciertos artículos de primera necesidad, pero con un Impuesto al valor Agregado del 4%, entre estos podemos destacar tratamientos médicos, prótesis, implantes o medicamentos, alimentos básicos como leche, pan, arroz, frijol, etc.

¿Quién interviene en el IVA?

Todas las personas pagamos el IVA por algún servicio o producto, son pocas las actividades que no cuentan con este. Estas son aquellas que sí se encuentran obligadas a realizar el cobro del impuesto:

  • Enajenen bienes.
  • Presten servicios independientes.
  • Otorguen el uso o goce temporal de bienes.
  •  Importen bienes o servicios.

Tanto personas morales y físicas que estén registradas ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y que realicen alguna actividad económica o comercial deben cobrar y pagar por este impuesto, menos las actividades que estén exentas del mismo.

¿Cómo declarar el IVA?

Es importante que declare, ya que al ser contribuyente ante la Secretaría de Hacienda de Crédito Público (SHCP) se es responsable de pagar impuestos, en este caso el IVA, reportando ante hacienda el cobro del impuesto por producto o servicio ofrecido.

Es importante que sepa que ese impuesto al valor agregado es del 16% y no se lo tiene que quedar usted, ya que le pertenece al estado y tendrá que pagarlo de manera directa en hacienda para que sea reintegrado, por ello es muy importante que lleve la contabilidad de manera correcta y no tenga ningún inconveniente al momento de realizar su declaración, que se realiza en conjunto con la declaración del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Lo primero es estar inscrito en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) así como contar con su firma electrónica vigente. Esta declaración se realiza ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en su página oficial.

Posteriormente confirme que tenga todas sus facturas electrónicas por concepto y que se encuentren inscritas todas aquellas ventas y compras que son consideradas como una actividad económica.

También le solicitarán los pagos previos sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que se hayan suscitado durante todo el año y contar con toda la información de los montos de ingresos, deducciones, coeficiente de su utilidad, impuestos retenidos y pagos provisionales para que toda esta información sea posteriormente enviada al SAT.

Recordemos que la última persona en realizar el pago de este impuesto son los consumidores de su producto y que por lógica ese impuesto llega a su empresa, por lo que es muy importante que tenga todas las facturas de sus ventas, para que lo declare y haga el pago, ya que es un dinero que no le pertenece a su compañía sino al Estado.

Ahora bien, si cuenta con proveedores mediante los cuales adquiere un producto, usted también paga un IVA, por consiguiente, podrá restar el IVA que cobró a sus consumidores, con el impuesto cobrado por sus proveedores y ante hacienda sólo pagar la diferencia, y en el caso de que pague más del IVA que cobró generará saldo a favor para futuros pagos de los impuestos.

Actividades exentas del impuesto de valor añadido

Se debe saber que hay actividades que se encuentran exentas al cobro del IVA, estas son alguna de las actividades que no se encuentran obligadas al pago de este:

  • Servicios educativos.
  • Arrendamiento y venta de inmuebles.
  • Transporte aéreo.
  • Servicios gratis.
  • Suelos destinados a construcción (menos hotelería).
  • Operaciones quirúrgicas.
  • Actividades sin fin de lucro.
  • Actividades financieras.

Estos son algunos de los productos que cuentan con un IVA del 0%:

  • Venta de animales y vegetales que no estén industrializados.
  • Periódicos, libros y revistas.
  • Medicinas con patente.
  • Joyería.
  • Invernaderos dedicados al cultivo.
  • Fertilizante.
  • La venta de agua no gaseosa menor a los 10 litros y hielos.
  • Alimentos procesados para mascotas.

¿Cómo se calcula el IVA?

Calcularlo es bastante sencillo si ofrece un servicio o adquiere algún producto, pero tenga presente los porcentajes que se aplican y que en ocasiones los precios no lo incluyen:

  • El 8% para la línea fronteriza de México con Estados Unidos.
  • Del 16% para el resto del país.

Por ejemplo, si va a comprar varios productos que necesite, una vez sepa el total a pagar y que no tengan IVA, lo único que tendrá que hacer es multiplicar esa cantidad por 0.16 y el resultado que obtenga es el Impuesto al Valor Agregado. Por último, para conocer el precio final únicamente sume la cantidad que le dio de esa multiplicación y el precio de los productos.

Si su empresa requiere de una asesoría para la declaración del IVA ante el SAT, en Despacho Contable le ofrecemos las soluciones necesarias, guiándolo y realizando las obligaciones tributarias de su empresa conforme a la ley, encargándonos de calcular el pago de sus impuestos.

Entradas recientes

IVA

Cuando hacemos cualquier tipo de compra, por lo general nos

Contabilidad

Cuando escuchamos números o matemáticas la mayoría huimos de ellas

que es y quien tiene derecho al PTU

PTU

Cuando se comienza en el entorno laboral además de percibir